Saltar al contenido

Carta de amor para un amigo especial

Carta para un amigo especial

Aprende a escribir cartas de amor para tu amigo

Realizar Cartas de amor para un mejor amigo, es la mejor manera de expresarle el amor que tienes hacia él, y depende de ti si quieres hacer una carta larga, o hacerlo llorar por el sentimiento que sentirá al leerla.

Una carta a un amigo puede ser larga o corta,  no importa que tan larga sea. Lo que importa es que puedas demostrar en el texto que amas a tu amigo y hacerlo vivir un momento especial al leerla.

En la vida tenemos muchos amigos, pero siempre está un amigo especial, ese amigo que siempre está  en las buenas y en las malas luchando contigo hasta el final.

Esta carta de amor para tu amigo, puede servir para demostrarle a tu amigo que le gustas mucho y abrir camino a una posible relación sentimental. Si tu objetivo es enamorar a tu amigo con una carta puedes inspirarte aquí.

A un amigo especial no debes escribirle cualquier carta, debes plasmar todos tus sentimientos en ella, para que tu amigo pueda sentir que es importante en tu vida, y pueda hacer que su amistad se fortalezca aún más.

Puedes hacer una carta para un amigo con derecho y así demostrarle que quieres dar un paso adelante en la relación de una manera única, colocando todo tu corazón al escribirla, y así convencerlo para poder ser algo más que amigos.

Hay muchas palabras que puedes dedicarle a tu mejor amigo en una carta, tus palabras serán la clave, para que tu carta a tu amigo sea perfecta y transmita tus sentimientos de una manera única, para que tu amigo se sienta feliz al leerla.

Una carta de amor a un amigo, no es una perdida de tiempo, ya que al ver la felicidad y emoción de tu mejor amigo al leerla, te hará ver que el tiempo dedicado no fue en vano.

Ejemplo de una carta corta de amor para un amigo

Querido amigo.

Hoy dedique un tiempo solo para escribirte, para demostrarte que eres especial en mi vida y decirte que el amor que siento por ti es muy grande y no será reemplazado por nadie más.

Eres lo más preciado que tengo en la vida y aunque no seas de mi sangre, ni tengas mi apellido siento que eres mi hermano, pero prefiero decirte mi mejor amigo.

Siempre estas hay en las buenas y en las malas, nunca me dejaste solo, estas hay para darme ánimos de seguir adelante, aunque el camino sea difícil tú haces que sea fácil.

Cuando me caí y todos me dieron la espalda tú me diste tu mano y me levantaste, cuando nadie más lo hizo, ayudándome a superar etapas difíciles de mi vida.

Eres el único que sabe mis secretos, y aunque sabes todas mis debilidades no te has aprovechado de mí, por eso quiero que sigas siendo parte de mí y no te vayas de mi lado.

Por eso te escribo esta carta para decirte gracias, y expresarte el amor que te tengo por ser mi mejor amigo.

 

Ejemplo de una carta larga de amor para un amigo

Hola, querido amigo,  mi casi hermano,

Sé que probablemente no esperabas algo así, pero quería escribirte un poco y darte las gracias por muchas cosas. Quería mostrarte el impacto que has tenido en mi vida. A menudo piensas que tus acciones y palabras son triviales, que no cambian nada en mi vida.

Cuando te doy las gracias, solo dices: «Es normal, es mi trabajo como tu mejor amigo». Hoy quiero darte las gracias. Gracias por todas las veces que tuviste que arreglar mi corazón con abrazos y amor. Mi corazón que estaba tan herido, pero nunca por ti.

Eres el único que ha conseguido aguantar todas las partes, hasta la última, más de una vez. Gracias por todas las veces que me has aconsejado, pero aun así lo he hecho por mi terquedad.

Me viste tropezar y aún estabas allí para atraparme cuando me caí. Gracias por escuchar una y otra vez el mismo drama, las mismas historias y el mismo «sí, pero no es como los demás». Nunca me juzgaste, solo me escuchaste. Todo lo que querías era que fuera feliz. Todo lo que querías era sacar lo bueno de mí.

Estuviste allí el día que estaba en mi punto más bajo, cuando no creía en mí mismo y no veía la importancia. Estabas allí el día que lloré porque me habían traicionado, porque me habían herido. También estuviste cuando te llamé para contarte mi milésima peor historia.

Cuando tuve mi primera novia, y luego mi primer desamor. Estuviste ahí cuando me rebelé y no quise seguir jugando con las reglas, cuando no tenía motivación para nada y quería dejarlo todo.

Estuviste también ahí, cuando lo pasé peor. Creíste en mí cuando yo ya no creía en mí mismo. Todo lo que soy hoy, te lo debo a ti. Me hiciste sentir orgulloso de ser yo. Me mostraste que los errores son solo errores en el camino y que podía superarlo, que saldría más fuerte. No dejas de decirme que soy fuerte, es mucho gracias a ti. Me has demostrado que soy mucho más de lo que creía que valía.

Has estado ahí, desde el principio. Me viste en mi peor momento y luego me viste en el mejor. Solo tú eres testigo de verme llorar y luego sonreír. Lo único que nunca has visto es todo el amor y la gratitud que siento por ti.

Si tuviera que inventar una poción mágica, tomaría tu compasión, tu humor, tu sonrisa, tu amabilidad, tu perseverancia y tu forma de ser simplemente perfecta. Sería la poción mágica del amigo perfecto. Estoy contento por los miles de recuerdos, junto a ti fueron los mejores, en lo malo y lo bueno, eso no lo hace cualquier amigo.

Gracias por hacerme reír a carcajadas, apenas solo sabía sonreír, me acogiste como a un hermano, me ayudaste a levantarme después de haberme caído. (Y vaya, sabes que eso me ocurre a menudo).

Podría seguir y seguir, pero todo lo que quiero decir es que eres lo mejor que me ha tocado en la vida y hacer de mí la persona que soy hoy. Pero sobre todas las cosas buenas, gracias por no haberme abandonado jamás. Deseó muchos años de risas locas, tonterías y sonrisas para nosotros. Pero sobre todo felicidad durante el resto de nuestras vidas.