Saltar al contenido

Cartas de amor con sentimientos

Cartas de amor con sentimientos

Redactar cartas de amor con sentimientos puede ser algo complicado. Pero la verdadera razón de todo esto es que nos da miedo transmitir sentimientos y que la reacción de aquella persona no sea la que esperamos.

Para muchos escribir quizás no es su fuerte. Sienten, pero no saben como empezar y necesitan de un pequeño empujoncito para que se animen, de una vez por todas a escribir una carta de amor verdadera.

En esta oportunidad te traemos ideas para cartas de amor con sentimientos para aquellas personas que les cuesta un poco más en plasmar aquellos sentimientos que se encuentra desde lo muy profundo ya aún no lo pueden sacra.

Ideas para escribir cartas de amor con sentimientos.

Escribir poemas:

Para aquellos que son malos expresando sentimientos pueden buscar poemas románticos. Pero aquí la búsqueda va ser un poco más exhaustiva, porque debes encontrar un poema que vaya con lo que sientes por ella ya demás que cuando lo leas te describa estar con ella.

Los poemas pueden ser cortos o largos, pero de seguro el que encuentre te hará empezar de inmediato en esa persona.

Dedicar fragmentos de canciones:

Cuantas veces no ha sucedido que escuchamos una canción en la radio o en la calle y nos hace pensar inmediatamente en aquella persona. Un truquito para las personas que se les hace difícil escribir es dedicar canciones. Pero que más hermoso que dedicarle un fragmento escrito puño y letra por ti, eso nunca lo olvidará y será un detalle único.

No olvides que la originalidad, es la clave al momento de escribir una carta de amor. Los sentimientos deben surgir solos, no forzando escribiendo algo que no sientes.

Por ejemplo:

“hola mi princesa, la dueña de mis desvelos por la noche, mi primer pensamiento cuando me levanto. Quise escribirte para que sepas que me siento profundamente enamorado por ti mi amor. Desde el primer instante que nos conocimos en persona algo en mí se estremecía, mis pupilas se dilataron, porque había visto a semejante belleza. Y lo mejor de todo, me estaba hablando.

Cuando comenzamos a conversar, sin duda me atrapaste, eras muy interesante y hablábamos como si nos conociéramos de toda la vida una con naturalidad a la que llamaré conexión inmediata. Es así nuestras mentes se conectaron como una sólo, no podía parar de admirarte.

Cuando llegué a mi casa, mi cara era completamente diferente, en casa me preguntaban, pero yo sólo me encerré en mi cuarto a contemplarte en mi mente a recordar cada gesto tuyo y a sonreír mirando hacia el vacío porque te estaba imaginando.

No me pude contener y te escribí inmediato, para saber si ya estabas en casa. Desde ese momento te abrí un espacio en mi vida, me interesaba si comías, como te había ido en el trabajo y en el estudio.  Ya estaba totalmente dispuesto a ti.

Las otras salidas fueron aún mejor, pero el momento más feliz fue cuando me dijiste que sí a mi petición de ser novios.

Mi vida cambio por completo, pues ya todo giraba en torno a ti, mis proyectos y aspiraciones se sumaron con los tuyos. Hoy en día agradezco haberte conseguido y hoy en día formes parte de mi vida, te amo y te adoro y quiere que siempre setes a mi lado.”