Saltar al contenido

Cartas de Amor Sincero Para Ella

Ella paraliza el tiempo, desafía las leyes físicas de la gravedad y hace que todo lo que está a su alrededor se vea más hermoso. Es el efecto contrario a un agujero negro, mientras que éste absorbe todo incluso la luz; ella irradia luz, ilumina nuestro mundo y lo hace mejor.


¿Nos hemos sentido así?, seguramente sí. Cuando pensamos en ella o estamos con ella, queremos gritar a voz en cuello que estamos junto a la persona más maravillosa del mundo, esto si somos extrovertidos. Pero si somos introvertidos, una sonrisa permanente, cara sonrojada, caminar y sentir que se flota, puede ser la manifestación de lo que sentimos

Sea un caso u otro, ambos tipos de personalidades tenemos en común algo: que podemos valernos del hermoso arte de la escritura. Cuando nos sentamos con calma y pensamos en ella, en nuestra mente estalla una tormenta de ideas y pensamientos románticos que nos hace soñar despiertos; pero, ¿por qué no escribirle a esa persona tan especial, todo lo que nos hace sentir?

Una carta de amor puede reflejar nuestros más bellos sentimientos y hacerla sentir que es la más importante en el mundo, sin rayar en lo cursi. Tengamos en cuenta estos prácticos consejos para escribir cartas de amor para ella:

Una buena introducción captará su atención

A ellas les encanta sentirse amadas y halagadas, por eso cuando iniciemos la carta resaltemos lo que nos atrapó desde el momento en que la vimos, cuando la conocimos. Cómo sus cualidades, su personalidad, su sonrisa, sus ojos o movimientos agraciados, no dejaron que le apartáramos la mirada de ella y que ya nos anclara a su presencia.

Carta de amor sincero para ellas

La naturalidad es la clave

Si usamos palabras rimbombantes o rebuscadas, nuestra escritura se verá forzada y muy antinatural, para evitarlo, seamos naturales, empleemos el lenguaje cotidiano cargado de buenos sentimientos, que se note ternura en lo que escribimos. Veamos dos ejemplos, uno no apropiado (a) y otro que sí lo es (b):

a) “Desde que te conocí en aquel hermoso parque, donde los crepúsculos iluminaban tu hermoso cabello que ondeaba al ritmo del suave viento que susurraba a las avecillas tu nombre, tu caminar iba sincronizado con el viento y te hacías parte de él”.

b) “Desde que te conocí en el parque aquella tarde, el viento dirigió mi atención hacia ti, te veías tan hermosa que por un momento todo lo que estaba a mi alrededor perdió sentido y color, sólo tu presencia es lo importaba en ese momento, fue maravilloso… ya no pude despegar esa imagen de mi mente”.

Si iniciamos con una sencilla, pero sentida introducción atraparemos su atención para que siga la lectura de esta bella carta.

Seamos coherentes

No nos limitemos a ir escribiendo palabras bonitas y halagadoras sin sentido, éstas han de ser coherentes y deben llevar una secuencia, es decir, debemos perseguir un objetivo: halagarla, hacerla sentir única, expresarle lo grandiosa que es, lo que nos hace sentir, lo que queremos de ella, lo que le ofrecemos o temas similares.

Texto de amor sincero para ella

Seamos realistas

En nuestra carta no le prometamos nada que no podamos cumplir, por supuesto el uso de las estrellas, la luna o cualquier astro por el estilo en sentido poético es un toque clásico que puede rayar en el cliché, no le hagamos promesas solemnes que, siendo objetivos, no lo lograríamos ni a mediano o largo plazo.

Por ejemplo: “te prometo que vivirás en una mansión porque eres mi reina”; esto es poco o nada creíble. Más sensato, sincero y hermoso es afirmar: “no podré darte la mansión que te mereces, pero te aseguro que donde vivas, te llenaré de todo mi amor, prometo hacerte muy feliz”; es lo mas preciso que podamos tener en el mundo que hoy vivimos.

Resaltemos la idea principal de nuestra carta

Cuando lleguemos al punto que queremos abordar, destaquemos con palabras directas lo que queremos hacerle sentir o lo que queremos que recuerde, podemos usar el énfasis, la repetición o una buena ilustración que deje clara la idea esencial, el motivo de nuestra carta.


Por ejemplo: “así como dos escaladores que suben una montaña de diferentes lados de la montaña, poco a poco se acercan a la cima, porque desean llegar allí; así tu y yo nos acercaremos más si tenemos la misma meta en común y nos esforzamos por alcanzarla, a pesar de las dificultades”.

Cerremos con un mensaje breve, cargado de sentimientos y lleno de verdad

Ellas amarán la carta si su idea final es breve pero sustanciosa. Recordemos mantener buena escritura, buena ortografía y buena redacción, ellas lo apreciarán.

Si seguimos estos sencillos consejos y los tenemos presentes cuando vayamos a escribir una carta de amor para ella, nuestra dama especial, seguro que la anclaremos a nuestro corazón.